a77

Aula de Educación Ambiental en Concordia, Entre Rios

foto Alejandro Diez

 

El proyecto del Aula de Educación Ambiental forma parte de una iniciativa de TAGMA, conocidos por  sus programas Una Escuela Sustentable y Aula Escuela Plus, organización nacida en Uruguay, dedicada a construir espacios educativos en América Latina a partir de los principios constructivos y arquitectónicos de la sustentabilidad; dentro de un enfoque ecológico que ha encontrado en la construcción de este tipo de edificios educativos, y a su valor inherente, a la mejor forma de transmitir las premisas del cuidado del medioambiente. De esta manera, Una Escuela Sustentable, se ha convertido en muy poco tiempo en una iniciativa de enorme impacto a partir de las obras construidas en Uruguay, Argentina y Chile, y con proyectos en marcha en Ecuador, Perú y Colombia.

Para la construcción de la primer aula de educación ambiental de la República Argentina, TAGMA eligió, luego de un arduo proceso de selección, a la ESFA y su innovador proyecto educativo, e inició junto a dicha comunidad educativa un proceso de diseño participativo a partir de la convocatoria del estudio de arquitectura a77, que registra una amplia experiencia en la conducción de estos procesos para la generación de proyectos de arquitectura y urbanismo.

La construcción de estas edificaciones se realiza, como es ya la metodología habitual de TAGMA, a través de personal calificado y con probada experiencia en este tipo de obras de construcción de valor cooperativo basadas en la sustentabilidad, al cual se le incorpora un equipo de jóvenes voluntarios de todo el país, surgidos de una convocatoria pública y escogidos en un proceso de minuciosa selección. La construcción de una red social sólida como la que se desprende de este entramado forma parte fundamental de toda la operatoria propuesta, que considera al factor humano y a la cooperación como el pilar de los principios de la sustentabilidad.

 

El aula compone un volumen edificado cubierto de 45m², resuelto en una planta con un pequeño entrepiso que aloja un espacio de observación astronómica. La planta baja se completa con una amplificación perimetral compuesta por una galería exterior semicubierta al este, una pérgola de troncos al oeste, unos contrafuertes de troncos al norte para alojar debajo una huerta y graderías con lugar de encuentro al sur, estos bordes operan como amortiguadores de la incidencia solar en el verano acompañados por futuras plantas trepadoras con hojas caducas que permitan la entrada de sol en invierno. El volumen edificado se emplaza en la parte más alta del terreno en dirección Norte-Sur, considerando los principios de orientación bioclimática para beneficiar el mejor rendimiento y la eficiencia térmica en su interior.

El proyecto consiste en una estructura de postes de eucalipto articulados y ensamblados con varillas roscadas y tuercas. La estructura está elevada del suelo y conectada al mismo mediante una rampa apta para la accesibilidad reducida que se vincula al deck de madera que aloja la galería de acceso. La estructura está fundada mediante el empotramiento de las columnas en bases de hormigón de un metro de profundidad.

El perímetro de las caras este, oeste, norte y sur, está conformado por un conjunto de bastidores de carpintería en madera de eucalipto de 2 por 4 pulgadas, realizados en el INTA Concordia, con aventanamientos que permiten las ventilaciones cruzadas en las cuatro caras, los cuales alojarán paneles de doble vidrio hermético, que por un lado permiten la integración visual con el paisaje perimetral, pero también aseguran el mayor rendimiento energético posible. Los paramentos y áreas ciegas de fachada tienen una terminación exterior en machimbre de eucalipto, con aislación interna y cerramiento interno en machimbre. En el caso de la fachada sur, el interior del paramento está resuelto con adobe aplicado sobre una estructura de quincha y revocado con tierra. Las terminaciones interiores se complementan con un entablonado de machimbre de eucalipto para los pisos interiores y un deck de la misma madera para las galerías este y oeste.

El cerramiento de la cubierta está concebido con paneles térmicos de 80mm de espesor de altísima eficiencia térmica. La forma de las cubiertas en tijera permiten concentrar y recoger el agua de lluvia que será reaprovechada para riego general del predio mediante dos tanques cisterna de 1500 litros c/u enterrados frente a la cara oeste del aula.  Para proveer de riego automatizado a la huerta vertical se emplearán dos tanques de reserva complementarios ubicado debajo de las gradas de la fachada sur, que recogerá el agua que entregue el faldón de la cubierta correspondiente a la galería de acceso.

El espacio interior del aula tiene un entrepiso de 2 por 3 metros que sirve para alojar un telescopio. Dicha área de observatorio astronómico cuenta con grandes ventanales corredizos. Debajo del entrepiso, en planta baja, se alojan los dispositivos educativos, que son módulos rodantes que permiten diferentes formas de uso y que fueron diseñados específicamente por el equipo de Tagma con la comunidad para cumplir con las tareas pedagógicas, de investigación y de divulgación que la escuela tiene como objetivo.

En lo que a instalaciones se refiere, el aula cuenta con una instalación eléctrica que abastecerá a un circuito de iluminación y otro de tomas eléctricos, con una demanda máxima 40 amperes. Dicha instalación suma un sistema de paneles fotovoltaicos con un equipo compacto de bateria y conmutador.