a77

Concurso Centro Cultural Rodrigo Bueno

colaboradores:

Jimena Malerba,

Dylan Pesante,

Laura Amigorena,

Ramiro Benbeniuk,

Laura Rughini y

Lucas Paterlini
(renders)

El edificio se plantea como un lugar de encuentro social con múltiples espacios enlazados entre sí que permiten la posibilidad de realizar actividades de una manera flexible y simultánea, alternando los contenidos incluidos en el programa preestablecido con áreas de estar para uso de los vecinos del barrio Rodrigo Bueno.

La propuesta a su vez tiene el propósito de relacionarse de manera interior y con el exterior a partir de una estrategia de sucesión de patios y terrazas. En planta baja se plantean dos espacios exteriores. El más cercano al acceso está pensado como un estanque con camalotes y flora acuática de la reserva ecológica que actúa, no solo como elemento de centralidad compositiva y de referencialidad con el sitio, sino también como un espacio con capacidad de acondicionar la temperatura del ambiente con sus puertas abiertas en épocas de verano. El otro espacio es un patio planteado como área de estar y expansión a cielo abierto para el bar y para uso de comedor exterior del aula- cocina, bajo la sombra de una pérgola con enredaderas florales como glicinas o Santa Rita. Este último patio se propone como el vínculo directo del centro cultural con el predio público para ferias gastronómicas y huertas-viveros, en clara relación de contigüidad.

La sala auditorio es el espacio con contenidos culturales del edificio propuesto como una conexión con la plaza ubicada frente a su fachada de acceso, a partir de un sistema de portones corredizos que permiten producir espectáculos al aire libre de múltiples disciplinas y con diversidad de configuraciones y actividades como proyecciones, conciertos, recitales, obras de teatro y otras manifestaciones artísticas o festividades, con el complemento de un escenario móvil como infraestructura de apoyo básica. El auditorio es considerado como un gran salón barrial para múltiples actividades y celebraciones comunitarias, razón por la cual está directamente vinculado con el acceso principal y provisto de salidas cómodas y espaciosas para la vinculación social y la pronta evacuación en caso que una emergencia lo amerite.

La vinculación con la reserva ecológica, la laguna y su humedal está posibilitada por la ubicación estratégica de todas las áreas específicas para talleres y administración, las cuales están organizadas en planta baja y alta frente al paisaje, con vistas privilegiadas y de contemplación.

La planta alta contiene, además, dos terrazas: una hacia el paisaje de la reserva y otra estructurada con gradas y áreas verdes para desarrollo de actividades artísticas y eventos al aire libre. El nivel superior de azotea está definido como un mirador, un espacio público exterior que aprovecha la localización especial de este edificio con una terraza con vistas a las lagunas, la reserva ecológica y el Rio de la Plata.

En términos constructivos se ha optado por materiales, tanto para su edificación básica como para sus acabados, que sean resistentes y perdurables al paso del tiempo y que supongan costos económicos reducidos para la factibilidad de su ejecución. La estructura es de hormigón trabajada a partir de la expresión del ritmo de las vigas y los tabiques estructurales y un revestimiento de ladrillo visto al exterior que reúne las condiciones de buen envejecimiento y de expresión cercana a nuestra mejor tradición constructiva. Las vigas del auditorio son cerchas metálicas que se incluyen al resto de la estructura a través de la geometría de sus trazados.